0077patriciaartieda0126

Que una boda sea 100% perfecta no es imposible pero tampoco fácil. Son muchos los puntos en los que hay que pensar, durante la planificación y en el mismo día de la boda. No existe un manual con la receta mágica para la boda perfecta, ya que son muchas las circunstancias que se pueden dar. Pero sí que hay ciertas cosas en las que las parejas que se casan no piensan y que les pueden suponer un problema para su boda.

Si tú quieres disfrutar al máximo de los preparativos y del día de la boda evita cometer los siguientes errores:

1. No saber tu presupuesto:

Puede que sueñes con una boda espectacular de esas que salen en las revistas o en los blogs, pero tienes que tener en cuenta que todo eso lleva un coste asociado.
Además cuando los novios piensan en los gastos de la boda casi todos se centran en el banquete y se olvidan de que hay muchos otros costes añadidos.
Si tienes claro el dinero con el que cuentas para el día de tu boda será más sencillo planificar una boda que se adapte a vuestros gustos pero que no suponga un roto en vuestro bolsillo.

Yo personalmente aconsejo hacer un listado exhaustivo de todo lo que os gustaría en la boda de vuestros sueños y luego ir analizando que es imprescindible y en qué no estaríais dispuestos a gastar una gran cantidad de dinero.

2. No tener una lista de invitados acorde:

Esto es un tema que hay que tener muy en cuenta junto con el presupuesto. No va a ser el mismo coste de una boda de 70 invitados que en una de 200. Si contamos con un bajo presupuesto no tenemos por qué renunciar a la calidad de nuestra boda o a dejar de hacer cosas en ella si no que podemos pensar en reducir el número de invitados.

Quizás la primera lista de invitados en la que penséis sea un poco grande y si le dais una segunda vuelta haya gente a la que podéis quitar de la misma, como a ese primo lejano al que llevas una década sin ver. Además de contar con que siempre hay un pequeño porcentaje de personas que no podrán asistir.

3. Dejar lo todo para última hora:

Aunque es cierto que no se requiere un año entero para organizar una boda y que no se puede parar el mundo para tal evento, no podemos dejarlo para el último momento ya que esto nos hará ir con prisas y tomar decisiones sin tener en cuenta todos los puntos.
Si empiezas con algo de tiempo tus preparativos podrás repartir todas las tareas de forma que no te genere agobios. Además te permitirá poder comparar distintos proveedores, analizar los presupuestos y tomar decisiones que podrían marcar la diferencia en tu boda. Además tendrás más tiempo para analizar cada detalle y asegurarte que todo se podrá realizar como a ti te gusta sin restricciones de horario, sitio, decoración…etc.

4. No planificar el día B

Tampoco hace falta que te obsesiones con cada segundo de la boda, sobre todo si vas a encargarte tu mismo de todo, pero tener un buen cronograma del día de la boda te ayudará a tener controlado todo el evento y a poder pedirle ayuda a tus familiares o amigos.
Una cosa que no tienes que olvidar a la hora de planificar el día de la boda, sobre todo si la celebras al aire libre, es el clima. Siempre tienes que tener un plan B, por lo que pudiera suceder en ese momento, para no estar a merced de la Madre Naturaleza

5. Dejarse influenciar por opiniones ajenas

Aunque está muy bien pedir opinión y querer agradar a la gente no puedes olvidar que la boda es vuestra y que al final la decisión tiene que salir de vosotros.
Si todo lo deciden otros la boda no os representará.

6. No disfrutar del día

Esto parece algo raro pero te sorprendería saber la cantidad de personas que no disfrutan de su día por estar demasiado pendiente de todo ese días. Una vez llegado el día tienes que dejarte llevar, si algo no sale como planeabas pasa y sigue disfrutando porque este momento no se volverá a repetir.

Si aún sigues pensando en todo lo que hay que hacer ese día y quieres asegurarte de que todo salga perfecto mi consejo es que cuentes con la ayuda de un profesional. Los wedding planner no sólo diseñan y decoran tu boda, si no que se encargan de que todo en lo que has puesto tanto tiempo e ilusión en planificar, salga como habías planificado. Así tu puedes disfrutar del día con total tranquilidad sabiendo que hay alguien que se preocupa por todos los detalles.

Pero un wedding planner no sólo te ayudará en este punto sino que podrá ayudarte desde el principio hasta el final y guiarte para que te asegures de que habéis tenido en cuenta absolutamente todo y que vuestro día será inolvidable.

Si no te quieres perder más consejos para el día de tu boda, no dudes en apuntarte a la newsletter y te avisaremos de cada post nuevo y otras sorpresas.

Y si quieres saber más sobre mis servicios de wedding planner puedes contactar conmigo aquí

 

 

Feliz semana














By continuing to use the site, you agree to the use of cookies. more information

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Aceptar